Shin Megami Tensei: Persona Babilion
Bienvenidos a Shin Megami Tensei: Persona Babilion.
<img src="http://illiweb.com/fa/pbucket.gif" border="0" alt="Photobucket"></a>

Hagiwara Hiroaki

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hagiwara Hiroaki

Mensaje  Hagiwara Hiroaki el Dom Mar 14, 2010 7:16 am

-Nombre: Hiroaki

-Apellido: Hagiwara

-Alias: -

-Edad: 17 años.

-Ciudad o region de origen: Osaka.

-Ocupacion: Medio tiempo. Realiza algunos días, como actividad extracurricular, arquería.

-Persona: Zeruel, Potestad del Silencio, es una Persona que parece una especie de maquinaria humanoide con forma de ángel. Al actuar se mueve con rapidez, generando todo el tiempo un sonido de metal, engranajes y tecnología trabajando dentro de él.

Spoiler:

-Elemento Especial: Bufu (Nivel 2), Hama (Nivel 2).

-Habilidad:
•Ventaja: Agi, Mudo.
•Desventaja: Agi.
•Anulación: Hama (anula), Bufu (refleja).

-Armas o Elementos comunes: Hiroaki realiza como actividad extracurricular arquería, siendo este un hobby muy querido y apreciado por él, por lo tanto, posee un arco y un carcaj de flechas de entrenamiento.

-Carácter Psicológico: Hiroaki resulta ser una de las personas más difíciles con las que mantener una comunicación ya que es completamente silencioso y frío. Esas dos facetas lo hacen bastante antisocial con cualquier persona que lo juzgue rápidamente y lo califique de arrogante o extrovertido. Hiroaki no le interesa ni ser arrogante ni ser extrovertido, solamente tiene esas dos características que no puede remediar. Le cuesta entablar conversación con otras personas y le cuesta expresar sus sentimientos, tanto con el habla como con la mirada, ya que sus dos ojos tienen la expresión de un témpano de hielo. Detrás de su forma de ser, Hiroaki no puede remediar el sentir envidia por la vida de personas más felices o hundirse en una tristeza melancólica de un mar de recuerdos en Osaka…

-Apariencia Física: Hiroaki es un delgado joven de 1,79 y que pesa 51 kilos. Su complexión física resume la de cualquier adolescente de 17 años que practica medianamente un deporte y se mantiene. No resulta ni un corredor ni un judoka, pero su cuerpo tiene flexibilidad y resistencia en situaciones que lo requieran. Tiene un cabello oscuro que, a veces, con la luz, parece de un color azul oscuro y unos ojos azules que rozan el celeste. Lleva anteojos porque posee un caso leve de dislexia, pero que resulta molesto.

Spoiler:

-Arco de Historia: Hiroaki pasó gran parte de su vida en Osaka, donde poseía un gran nivel de vida gracias a la empresa de sus padres en la que los dos solían estar todos los días. Tenía una hermana tres años más pequeña que él, llamada Tomoko. Debido al poco tiempo que sus padres le dedicaban, Hiroaki tuvo que hacer de un papel más paternal que el de un hermano, propiamente dicho. Tomoko no parecía disgustada para nada con eso, ya que, desde pequeña, siempre había sentido un poco de aversión hacia sus padres que se interesaban más en números y cuentas que en sus propios hijos. Los dos hermanos, en esa época, desarrollaron una empatía inquebrantable en la que los dos podían detectar cada sentimiento del otro y actuar casi como uno.

Cruel es el destino que suma un conjunto de hechos para empezar una tragedia, cual dedo expectante tira la primera ficha de dominó para ver su espectáculo…por una serie de jugadas económicas que resultaron fallidas y discordias entre los dueños, la empresa cayó en banca rota. Inmediatamente miles de empleados y ejecutivos importantes fueron despedidos, sin importar cargos. Entre ellos estaban los padres de Hiroaki y Tomoko. El padre, completamente perdido, cayó en un pozo depresivo y comenzó su adicción al alcohol. Su madre, más fuerte en voluntad, intento encontrar otro trabajo mientras trataba de preocuparse por sus hijos, pero después de tantos años de distanciamiento, ya era difícil que se hiciera una buena relación entre padres-hijos.

Pasaron meses y el padre de los hermanos trasladó su depresión a una frustración que comenzó a liberar en su familia, tanto físicamente como verbalmente. Su madre callaba e ignoraba la realidad mientras trabajaba en pequeños trabajos. Hiroaki recibía la mayor parte de los golpes, sobretodo los que iban a Tomoko…y ella, lo único que podía hacer era aguantar la situación y llorar en silencio por sus patéticos padres.

Un 6 de junio llegó la noticia a la familia Hagiwara de que no podían pagar una casa como esa, así que tenían que ir a vivir a otro lado más económico. La familia guardó todo lo que pudo, se metió en un auto y comenzó a viajar. Era de noche, en una ruta que se dirigía a otra prefectura. Ningún miembro de la familia estaba dormido, sino que todos estaban nerviosos, sobretodo el padre de los hermanos, que se sentía furibundo e impotente ante la situación en la que estaba su familia. Y su frustración comenzó a fluir, junto con una terrible ira. Comenzó a echar culpas, a insultar de manera horrible a su esposa, que mantuvo el silencio, ignorándolo con tristeza, y después a sus hijos. Hiroaki también estaba completamente enojado y empezó a decirle sobre su actitud de borracho y débil, de persona inútil y contradictoria que echaba la culpa a su familia cuando la culpa era suya. Los insultos y el elevado tono fue subiendo a niveles insospechados entre Hiroaki y su padre, mientras que Tomoko lloraba e intentaba que pararan, porque ya Hiroaki estaba apunto de golpear a su padre, que estaba conduciendo el auto. A su vez, su padre miraba e insultaba con odio a su hijo y no le prestaba atención a la ruta. Tomoko, en un último intento, se desprendió el cinturón de seguridad e intentó separarlos con sus bracitos pero era prácticamente imposible. De repente la bocina de una camioneta sonó desesperadamente, intentando decirles que iban a toda velocidad enfrente suyo. El padre de los hermanos no tuvo tiempo de reaccionar…

Cuando Hiroaki despertó, sintió un dolor muy grande en la cabeza y en su brazo izquierdo mientras se preguntaba dónde estaba. Se tocó la cintura y pudo notar el cinturón de seguridad. Sí…comenzó a recordar que estaba viajando con su familia y que, discutiendo con su padre, una bocina había sonado y…no recordaba nada más. Se tocó la frente y notó un hilo de sangre cayendo: se había golpeado bastante fuerte y estaba un poco aturdido. Intentó mover su brazo izquierdo, pero le dolía demasiado…debía estar roto. Miró alrededor: era de noche todavía, así que se habría quedado inconsciente por unos minutos.

- ¿Mamá? ¿Papá? – dijo Hiroaki, esperando escuchar sus quejidos y suspiros. Pero no escuchó nada. Miró bien la parte delantera del auto y se horrorizó: el frente de una camioneta había atravesado el auto hasta llegar a la mitad de la puerta delantera.

Miró el asiento que estaba en frente suyo (el del copiloto) y observó que había una mano colgando y que desde el asiento caían gotas de sangre. Temblando, Hiroaki tocó la mano de su madre: demasiado fría. Tuvo un escalofrío y las lágrimas comenzaron a acumularse en sus ojos. Tenía miedo de mirar al costado. Pero….debía hacerlo. Giró lentamente la cabeza y las lágrimas comenzaron a caerle: su hermana no estaba sentada, sino que estaba burdamente colgada en el respaldo de la nuca del conductor, con la cabeza enterrada en los hierros de los dos autos. Ignorando el dolor, Hiroaki se desabrochó el cinturón e sacó a su hermana de esa posición, apoyándola en su regazo mientras intentaba la sostenía con una mano en su cabeza.

- Tomoko…despierta…vamos, hay que llamar a una ambulancia – dijo Hiroaki mientras temblaba al sentir que algo se desprendía detrás de la cabeza de su hermana. Haciendo un esfuerzo terrible, Hiroaki miró que era aquello que se había desprendido: un líquido viscoso y grisáceo.

Entre las náuseas, la tristeza infinita y el querer salir de ese lugar, pasó una media hora infinita. Hiroaki tenía 11 años, ese 6 de junio.

Hiroaki Haniwara pasó los próximos cuatro de su vida trasladándose de orfanato en orfanato, de escuela en escuela, ya que ninguna parecía querer contener a alguien que no dudaba en deformar a golpes a cualquiera que nombrara o preguntara algo de su pasado. Gracias a un grupo de psiquiatras y psicólogos, la actitud de Hiroaki se reguló y se encerró, haciendo a una persona tranquila, pero fría y silenciosa. A los 15 años se trasladó permanentemente a la academia Omoide Hokori, en la que lo aceptaron con brazos abiertos. Hace dos años que cursa la High School y su vida ha sido rutinaria y normal, por el momento. No tiene amigos, se preocupa por practicar arquería y estudiar. Es un chico normal.

-Datos Personales: Es de Libra, nacido el 30 de septiembre. Le gusta escribir y leer, relajarse mientras practica arquería y leer sobre armas y artes marciales. Le gusta tomar agua bien fría y es adicto a los helados de limón. No le caen ni bien ni mal las personas, ya que él no considera necesario juzgarlas en un concepto tan ambiguo.

-Habilidades Naturales: Estudiante con notas excelentes y que tiene buena memoria para almacenar datos y fechas de cualquier tipo, así como detalles de algo o alguien o una situación.

-Datos Extra: Está habituado a recibir golpes o insultos ante sus respuestas cortas y escuetas.
avatar
Hagiwara Hiroaki
The Hermit
The Hermit

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 14/03/2010

Perfil del Persona User
Persona: Zeruel
Elemento: Bufu - Hielo
Arma: Arco y flecha

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.